domingo, 17 de julio de 2011

Cuando el círculo de confianza está roto


Cuando uno conoce a una persona nueva, es donde se dice que se comienza a entablar una relación. Siempre pensé en las relaciones como arcos en los cuales se van agregando más y más puntos, (por decirlo de una manera figurativa y un tanto cursi a mi gusto) en el corazón de la otra persona. Mientras más encestadas hacemos, más vamos significando para el otro. Más de una vez se me cruzó por la cabeza que este modo de pensar las cosas tal vez sea perjudicial para mí, sin embargo no dejo de aplicarlo de manera automática. Las encestadas poco a poco van formando una óvalo, al que me gusta llamar mi pequeño aro de confianza con el otro.
Hoy han roto súbitamente uno de los extremos de mi humilde aro. Romper es poco. Lo quemaron. Lo arrojaron al vacío. Restaron todos los puntos, quizás más. Traicionaron mi confianza y de la forma más vil. Me lamento por haberte incluido en él, por pensar en vos, por visualizarte en mi mente cada vez que estaba aburrida y no sabía que hacer. Estos momentos precisamente, constituyen los que más me odio a mi misma al cien por ciento. He aquí una prueba de mi estupidez: confiar en alguien que acababa de conocer, pero de verdad me gustaba. Entregar el cariño ciegamente, eso sí que es de locos. Soy una loca, pero no estúpida; ya no más, ya basta. Tengo el corazón una roto una vez más, y nunca aprendo. Mi pregunta es: si tengo la mente tan abierta a todo, tan dispuesta al ingreso de conocimientos nuevos y mejores, ¿¡Por qué no entiendo que no tengo que apresurar tanto las cosas!?
Tal vez sea porque tengo tendencia a ser un poco falta de experiencia en esto. Debo admitir que en cuanto a temas de adolescentes estoy bastante "fuera de onda" y me cuesta entender ciertos "códigos" que manejamos.
No lo sé. Sinceramente puedo decir que NOSÉ.
NO-SÉ-
s o l o s é q u e n a d a s é
Mientras los sigo entreteniendo con el circo que es mi vida, me voy a estudiar francés.
J O D A N S E
Y GRACIAS POR NADA .

No hay comentarios:

Publicar un comentario