viernes, 21 de septiembre de 2012

Mi metamorfosis

Entonces, en una acción prácticamente fugaz, fijé mis ojos en el espejo, sin aportarle la más mínima atención a lo que sentí como un poco relevante acto. Pero fue en esas escasa relevancia donde hallé los atributos que por momentos parecen perdidos; la falencia de la integridad, lo despiadado de los cambios y esa mentira de la soledad que ya no nos divierte.
Soy un cadáver.
Comprobé que la piel era blanca y fría, la boca seca y las muñecas quebradizas. Fue en ese espejo cubierto de humedad y marcas que el tiempo había impregnado en su superficie sobre el que encontré una vieja conocida del otro lado del cristal. Era sol, una sol añejada, remota, parcialmente irreal. Las uñas sobre naturalmente grises, las alarmantes ojeras aniquilando el rostro, cuatro huesos transversales que atravesando el torso. Tan sombría y nueva como el descenso de la muerte. Tan sombría y sin embargo, tan pura como la inocencia que se emanaba desde el interior de sus pupilas.


En lo profundo, y si hacen silencio, allá en el final del conducto ocular, era posible oír gemidos. Gemidos de su vientre, chillidos de su entraña, sollozos de su atormentada tráquea. Era la misma mirada de una niña callada y soñadora, que había mutado ahora en el fantasma de su ser.
Sol ha muerto, dios salve a su espectro.
Tumblr_lyd3nlko3w1r9d687o1_400_large

No hay comentarios:

Publicar un comentario